¿QUÉ SON HOY – PARA LOS JUECES DE ESPAÑA – LAS “IRREGULARIDADES CONTABLES RELEVANTES”? ¿DÓNDE ESTÁ “LA RAYA”?

Las “prestigiosas” Big Four, se han visto implicadas en los más graves estados financieros de la última década. A pesar de ello, siguen constituyendo un sello reputacional. Es asombroso, irónico y en cierto modo “cínico”, que contratar estas firmas sea un sello de confianza en el marco de una transacción. Deloitte en el caso Gescartera, Banco Popular y Bankia, Ernst&Young en el caso Gowex, KPMG en el caso CAM, PWC en el caso AENA y durante 30 años en Banco Popular, BDO en el caso Pescanova … Son demasiados ejemplos, demasiadas y gruesas excepciones a una aparente brillante labor.

En el ámbito legal (en general) y en el empresarial (en particular), la frontera que separa lo permitido y lo prohibido, casi siempre ofrece un límite difuso; tan difuso que, con frecuencia (y aquí viene lo extraordinariamente delicado) varía con el tiempo.

Y uno de los componentes esenciales que configuran la gestión empresarial, comporta la ubicación, la proyección de esa línea imaginaria, de esa “raya”, que separa lo que se puede y lo que no se puede hacer.

Para adivinar dónde está esa línea, el sentido común no es suficiente; ni siquiera unos servicios jurídicos fiables y de calidad lo son. Tampoco podemos pretender ser ingenuos y asegurar que “basta con cumplir la ley” para saber dónde “está la raya”.

Sin ir más lejos, hoy, 2015, la inmensa mayoría de los 15 miembros que forman la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo reconocen “públicamente” que, por las fuertes presiones internacionales (especialmente las que vienen de USA) han hecho evolucionar el delito de “Blanqueo de Capitales”, inicialmente concebido para prevenir el narcotráfico y figuras conexas, hasta un punto en el que, prácticamente, cualquier comisión de un delito patrimonial conlleva además, la comisión del delito de Blanqueo de Capitales. “Cumplir la Ley, no basta”.

Además, también con frecuencia, y como consecuencia de un hecho aislado (o varios conexos concatenados que hayan generado alarma social) “la raya” se desplaza, convirtiendo en prohibidas, conductas que al momento de adoptarse, estaban socialmente, administrativamente e incluso jurídicamente, ya toleradas, ya admitidas.

No estamos hablando de situaciones excepcionales: Enciendan el TV y una gran parte de los escándalos que originan portadas de los servicios informativos, responden a un desplazamiento inesperado de “la raya”. (V.gr. Hoy nos escandaliza el uso de empresas en Luxemburgo (las célebres “Luxcos”) para mitigar el impacto impositivo de una transacción, cuando quien no utilizó “Luxcos”, hace 5 años, es, o porque no estaba “bien asesorado”, o porque no se lo podía permitir.

Y hace apenas unas semanas, leíamos que 33 de las 35 empresas del IBEX- 35 tenían 810 (ochocientas diez) filiales en paraísos fiscales para aprovechar ventajas fiscales. Cuando estas Compañías, todas ellas auditadas por las “big four”, todas en permanente inspección tributaria, disponían de esas filiales, es porque era conocido y tolerado por todos. ¿Qué pensaremos dentro de un año? ¿Cómo lo valorarán los Jueces? ¿Cómo se comportará la Agencia Tributaria? Probablemente de forma muy distinta, pese a que la Ley, con seguridad sea la misma o muy parecida.

Bien, llegados a este punto ¿Y quien “dibuja” la raya”? Dado que las leyes españolas no definen la irregularidad contable relevante, “la raya la pinta en cada lanzamiento de falta”, el árbitro que analiza los hechos: El Juez.

Llegados a este punto ¿Qué dicen los Jueces que son “irregularidades contables relevantes”? Veámos extractos de algunas de sus más recientes sentencias.

Con razón, o sin ella, se comparte hoy que los Jueces (también los abogados) , quizás injustificadamente, no saben nada de Contabilidad.

No nos confiemos. Todo evoluciona. Seguidamente os adjuntamos TRECE párrafos de sentencias en las que los Jueces hablan de “irregularidad contable relevante”.

El carácter relevante de las irregularidades del artículo 164 LC podría conectarse con el principio contable de importancia relativa, recogido en el Marco Conceptual del Plan General de Contabilidad al admitir la no aplicación estricta de algunos de los principios y criterios contables cuando la importancia relativa en términos cuantitativos o cualitativos de la variación que tal hecho produzca sea escasamente signi cativa y, en consecuencia, no altere la expresión de la imagen el. Las Normas Técnicas de Auditoría de nen la importancia relativa como la magnitud o naturaleza de un error (incluyendo una omisión) en la información nanciera que, bien individualmente o en su conjunto, y a la luz de las circunstancias que le rodean hace probable que el juicio de una persona razonable, que confía en la información, se hubiera visto in uenciado o su decisión afectada como consecuencia del error u omisión (AP A Coruña 14/2015 sección 4o)”

“(…) se viene a reconocer por parte del administrador imputado que no puede justi car el ajuste, no existiendo respaldo documental de la operación, y de hecho tampoco ha dado explicación, a lo que se añade la importancia cuantitativa y cualitativa del ajuste, más de 278 mil euros, que dejaron reducido el saldo de casi 295 mil euros de caja a unos 16.500 euros, quedando al final del mismo mes de diciembre 2008, fecha de cierre del ejercicio, algo más de 5.300. Se considera por ello una irregularidad relevante al distorsionar de manera bastante la comprensión adecuada de la situación económico patrimonial de la sociedad en detrimento de la con anza de terceros al existir una importante diferencia entre la situación de la contabilidad y la real (AP A Coruña 14/2015 sección 4o)”

“(…) cali có el concurso como culpable en aplicación del artículo 164.2.5o de la Ley Concursal por la salida fraudulenta del patrimonio de la sociedad del dinero de las remuneraciones percibidas por Don XXXX durante los ejercicios 2008 a 2011, las cuales serían indebidas al no demostrarse que respondan a una relación laboral de contenido verdaderamente diferenciado del cargo de administrador societario que, según la Ley en relación con el silencio de los estatutos, sería gratuito, y cuya normativa no podría burlarse, todo ello conforme a la jurisprudencia en esta materia (AP A Coruña 14/2015 sección 4o)”

“Así podemos decir que por “irregularidad contable” se entiende cualquier incumplimiento intencionado, por acción u omisión, de los principios y normas de contabilidad generalmente aceptados, siempre que sea de tal entidad o importancia que por su consecuencia se altere la imagen de la situación patrimonial o nanciera de la sociedad que ofrece la contabilidad (SAP PONTEVEDRA Sentencia núm. 277/2015 de 17 julio. AC 2015\1131)”

“las Sentencias de la Audiencia Provincial de Baleares de 21 de abril de 2010 y 20 de diciembre de 2013 (Sección 5 ), la asimilan a la “ situación en la que cualquier operador económico que se aproximase a la mercantil apelante se vería impedido de hacerse una idea correcta de la situación patrimonial y nanciera de la empresa, para lo cual también será importante ponderar los importes a los que afecte, pues si se trata de cantidades despreciables no pueden merecer el cali cativo de <relevante> y que al exigirse por la Ley Concursal que merezca el cali cativo de <relevante> se dispone un plus que supone alguna gravedad, carente de justi cación y que afecte directamente a las nalidades de claridad, rigor y precisión que derivan de las normas de contabilidad es decir, que la irregularidad, lo que supone grave o sustancial, con repercusión económica “.

“(…) Ausencia de contabilización de inventarios. Se trata del incumplimiento de una obligación impuesta por el artículo 25.1 del C. de Comercio. La trascendencia de esa omisión es signi cativa, pues supone que se carezca del detalle para poder efectuar un seguimiento adecuado de la relación de las existencias comerciales de la sociedad, de sus entradas y salidas, lo cual in uye en la posibilidad de constatar si la contabilidad re eja la imagen el de la entidad concursada, (…)”

“ (…) Contabilización de partidas con signo contrario (…) la Administración Concursal ha detectado cuentas de pasivo, como ocurre con el caso de las 170, que al cierre del ejercicio 2008 guraban con saldo deudor. Jugar con el signo y con los saldos de las partidas no resulta inocente, ni irrelevante, pues un ejemplo concreto del desbarajuste contable que ello conlleva es que la deuda re ejada con las entidades nancieras no sea la de 12.403,47 euros que gura en las cuentas de 2008, sino que en realidad era de 122.105 euros. Una diferencia de más de cien mil euros no es un dato que pueda estimarse irrelevante en una entidad del volumen, que no rebasa el de pequeña empresa, de la concursada (…)”

“ (…) Uso irregular de la cuenta de caja (…) la cuenta de caja no ha sido utilizada para la finalidad que le es propia, cual sería conocer la disponibilidad de liquidez en caja de la entidad. En los ejemplos señalados (…)queda claro que se ha volcado en ella una profusión de asientos sobre pagos y cobros que no tienen nada que ver con este concepto (pluralidad de transferencias bancarias, muchas de ellas por importes superiores a los 1.000 euros, etc) y otros de pretendida regularización (22.159,10 euros ó 33.906 euros, entre otros) que imposibilitan hacer un seguimiento contable de las transacciones efectuadas. El dislate es de tal entidad que la misma llega a mostrar saldos negativos en caja, lo que carece de sentido desde el punto de vista contable (…)”

“(…) Contabilización indebida de crédito fiscal. (…)no cabe contabilizar tal crédito fiscal en el activo de la sociedad si deriva de pérdidas por hechos habituales en la gestión de la empresa, no se considera de modo razonable que las causas que originaron la base imponible negativa hayan desaparecido y no resulta previsible su recuperación futura con generación de beneficios en ejercicios posteriores con los que compensarlo. En caso de existir dudas, el principio de prudencia contable impondría la no activación del crédito scal. Pues bien, la entidad concursada ha incurrido en dicha irregularidad contable, que no podemos entender justi cada (…)”

“(…) Deficiencias en los saldos de las cuentas con clientes. Las cuentas de clientes de los ejercicios 2007 y 2008, a diferencia del ejercicio 2008, se saldan siempre con asientos de regularización contra caja que cierran, sin variación alguna, a cero. Tal operativa, que (…) pretende justificar alegando que las ventas se realizaban al contado, resulta manifiestamente inverosímil, por ser un hecho que resulta mani estamente contrario a los usos del trá co mercantil, por no cuadrar con mecánicas de pago que se utilizaron por la empresa (como la del cobro con tarjeta de crédito) y porque es un hecho notorio que hay clientes de (…) que, como en el caso de El Corte Inglés, no participan de esa operativa (…)”

“(…) Falta de correlación y orden en los asientos contables. (…) la ausencia de algunos asientos y la falta de correlación entre el orden de los mismos y su numeración. Se trata de una operativa inadmisible, contraria a los mandatos explícitos de los artículos 25.1 y 29 del C. de Comercio y que además abre el camino para facilitar manipulaciones y alteraciones de la contabilidad. Ese tipo de prácticas vician la abilidad que ha de suponérsele a la contabilidad del empresario y por lo tanto no se trata de un dato irrelevante para el juicio de irregularidad que aquí se está realizando (…)”

“las cuentas anuales correspondientes al ejercicio (…) reflejaba unas existencias finales por importe de 2.244.420,18 euros, siendo así que durante el ejercicio 2008 los gastos de compras declarados ascendieron a 2.634.834,48 euros, por lo que “no existe justificación alguna para que con unas ventas en el año 2008 de tan sólo 3.109.761’33 Euros las existencias finales a término de dicho ejercicio sean de 0.00 Euros, tal y como se recoge en el balance facilitado (…)

Quizás alguno se haya visto reflejado en estos cuadros, quizás a alguno le parezca que todo lo que los Jueces razonan en estos 13 ejemplos, es cabal y ajustado a Derecho. Pero no nos engañemos, dudo que haya una sola persona que haya leído esta colaboración, que fuera realmente consciente de que los Jueces analizaban las “irregularidades contables relevantes” con tal grado de rigor.

“La raya” se ha vuelto a desplazar. Watch Out!!

  • Linkedin
  • Email

No dudes en contactar con nosotros si necesitas una Segunda Opinión. Actuaremos como Firma de Contraste. Ofrecemos una segunda lectura a tu inquietud. Asesoramiento Preventivo. Consulta nuestras tarifas.

Esta colaboración tiene carácter divulgativo. Si tienes dudas o necesitas más información, dinos de qué se trata y te contestaremos

Consulta nuestras tarifas aquí.

Tarifas/Rates