Menú

Todas

Clases limpias

Clases limpias en los fondos de inversión

¿Qué son las Clases limpias en los fondos de inversión? Introducción

Hablar de Clases Limpias es hablar de:

Por ello, lo primero que se debe revisar a la hora de elegir un fondo en el que invertir son las comisiones. Afectan a la rentabilidad y varían mucho según el fondo, por lo que no se pueden pasar por alto. Existen principalmente cuatro tipos de comisiones:

  • Suscripción: es la comisión que la gestora cobra a cada partícipe por suscribirse (invertir) al fondo. Algunas comercializadoras también cobran, adicionalmente, comisión por este concepto.
  • Reembolso: comisión que cobra la gestora al partícipe en el momento en que el inversor deshace su posición en el fondo. Se cobra también, aunque el reembolso sea parcial y en caso de traspaso a otro fondo.
  • Gestión: es el importe que la gestora cobra por sus servicios. Se devenga diariamente y se deduce del valor liquidativo. Se puede fijar en función de los rendimientos, del patrimonio o de ambos.
  • Depósito: es la comisión cobrada por el depositario por la custodia de los valores que conforman el fondo. También se liquida diariamente y es implícita, es decir, se deduce del valor liquidativo del fondo.

La entrada en vigor de MiFID II ha impuesto una serie de límites para proteger al inversor. De entre éstos, hay que resaltar los que afectan a las comisiones. Una de las limitaciones es la que obliga a las entidades a detallar las comisiones que cobran. Pero también tienen que informar sobre qué hacen con el dinero de estas comisiones. Esta obligación se extiende también a las comercializadoras cuando reciben las llamadas retrocesiones.

Contacto No te quedes con la duda, contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte y ofrecerte soluciones.

¿Qué son las retrocesiones?

Las retrocesiones consisten en la “retención” por el comercializador de una parte de la comisión de gestión total. En esencia, es lo que la entidad distribuidora cobra a la gestora por vender sus fondos. No supone coste adicional para el cliente. Esto llevaba a las comercializadoras a colocar los fondos por los que más comisión de retrocesión cobraban. No se tenía en cuenta si los fondos eran adecuados o no a los clientes. Se iba, de este modo, en contra de los intereses de los inversores. Era la consecuencia, desconocida por el inversor, de recibir asesoramiento “gratuito” del comercializador al que acudía para contratar un fondo.

Por esta razón, MiFID II obliga a las comercializadoras a informar sobre las comisiones aplicables a todos sus fondos. Tienen además que especificar, para cada fondo, si el asesoramiento que dan es independiente o no. El asesoramiento independiente corresponde a los fondos sin comisión de retrocesión. Por el contrario, el asesoramiento no es independiente respecto de los fondos en los que sí se cobra retrocesión. Los fondos con asesoramiento independiente son conocidos como clases limpias.

¿Qué son las clases limpias?

De esta manera, las clases limpias son aquellas por las que no se cobra comisión de retrocesión. Por tanto, estas clases resultan mucho más interesantes para el inversor, puesto que tienen un coste menor. Las diferencias son sustanciales. La comisión media en los fondos tradicionales es de 1,5%, de la cual, el 0,5% es en concepto de retrocesión. Mientras que los fondos con asesoramiento independiente (clases limpias) tienen una comisión de gestión media de 0,75%.

¿Cuál ha sido la reacción de las gestoras?

Ante esta situación, algunas gestoras han optado por reconvertir sus clases institucionales en clases limpias. Otras han preferido inscribir en España las clases limpias que comercializan en otros países, como Reino Unido y Holanda. También hay gestoras que se han decidido por crear una clase limpia directamente.

A la hora de identificar las clases limpias, las gestoras no se han puesto de acuerdo respecto a la nomenclatura. Así, las principales gestoras tienen las siguientes denominaciones para sus clases limpias:

  • Amundi: Clase R
  • BlackRock: Clase D
  • BNP Paribas AM: Clase P
  • Carmignac: Clase F
  • Goldman Sachs AM: Clase R
  • P.Morgan AM: Clase C / I
  • PIMCO: Clase Institucional
  • Robeco: Clase F
  • UBS AM: Clase Q

Conclusiones

En resumen, estas nuevas clases implican una ventaja para el inversor por el ahorro que suponen. Son positivas también para el mercado por la transparencia que implican en materia de comisiones. En cualquier caso, está por ver como las entidades distribuidoras compensan esta reducción de ingresos. Algunas ya empiezan a cobrar comisiones de custodia en sustitución de las retrocesiones.

Y si necesitas una SEGUNDA OPINIÓN, no dudes en seguir leyendo …

Publicaciones relacionadas