Introducción a los Derivados Financieros: Futuros, Warrants, CFD, OTC.

¿Qué son los derivados?

Los derivados son productos financieros cuyo valor de cotización depende del precio de otro activo. A este activo se le llama subyacente. Los activos subyacentes pueden ser de tantas clases como activos existen. Por un lado, tenemos los clásicos activos (subyacentes) financieros, como son las acciones o los índices. Pero, por otro lado, estos activos subyacentes podrían ser materias primas, oro, o incluso datos sobre el clima.

Otras de las características que presentan los derivados son:

  • Cotizan en mercados de valores (por lo general)
  • El desembolso de inversión es inferior al que haríamos si compramos el activo subyacente del que depende. Por eso son productos de apalancamiento.
  • Los derivados, siempre, se liquidan de forma futura.

 

Modalidades de derivados

Existen diferentes tipos de derivados. Entre los más conocidos destacamos los CFD (Contratos por Diferencia), los swaps, o los futuros y las opciones.

 

¿Qué son los futuros?

Los Futuros son instrumentos derivados por los que un inversor se obliga a comprar o vender un activo subyacente, en una fecha determinada y con un precio fijado de antemano.

Los futuros pueden ser de posición larga o de posición corta. La posición larga atiende a un compromiso de compra de un activo, cuyo precio previsiblemente va a subir. Por su lado, la posición corta supone un compromiso de venta de un activo que previsiblemente bajara su valor.

 

¿Qué son los warrants?

Los warrants son derivados que ofrecen la posibilidad de adquirir o transmitir una parte de un activo subyacente, en un momento concreto. A diferencia de los futuros, lo que otorgan los warrants son un derecho y no una obligación, a comprar o vender. En función de si el derecho da lugar a una compra o una venta, estaremos ante una Warrant Call o Warrant Put, respectivamente.

El precio que se paga por un warrant se denomina prima. Ese precio es lo cuesta adquirir el derecho a comprar o vender el activo subyacente.

La principal diferencia entre la inversión en un activo subyacente o en un derivado, por ejemplo, un warrant, es el desembolso que se hace en cada caso. El warrant exige un desembolso mucho menor. Sin embargo, el restado de la inversión va a ser el mismo.

 

Ejemplo

A continuación, ponemos un ejemplo:

Hipótesis (1): un inversor quiere adquirir 1.000 acciones de la sociedad XY. Para ello puede acudir al mercado y pagar el precio de la acción en el momento de adquisición.

Hipótesis (2):  A día de hoy la acción de XY vale 5 euros. Para adquirir las 1.000 acciones tendrá que desembolsar 5.000 euros.

Sin embargo, este inversor tiene la opción de adquirir un warrant sobre las acciones de XY. En este caso el inversor no adquiere la titularidad de las acciones, sino que se reserva el derecho a comprarlas. Eso sí, a un precio y en una fecha fijada de antemano.

Para adquirir el warrant el mercado le exige a este inversor una prima. Esta prima siempre va a ser inferior al precio que pagaría por las acciones, en caso de adquirirlas. El desembolso es menor, por ello es producto financiero de apalancamiento.

Supongamos una prima de 1 euro por acción. El importe a desembolsar asciende a 1.000 euros. Si llegada la fecha de vencimiento las acciones de XY tienen un precio superior a los 5 euros, por ejemplo 7 euros. El inversor obligara al vendedor del warrant a transmitir las acciones por 5 euros. Como en realidad valen 7 euros, el inversor habrá obtenido un beneficio de 2.000 euros.

Si llegado el vencimiento del warrant, el precio de la acción es inferior a 5 euros, no tendrá sentido adquirir las acciones. El inversor desistirá de su adquisición y perderá la prima.

Derivados y Cobertura de Cartera

Como decíamos, los instrumentos derivados permiten al inversor obtener un beneficio con una menor exposición o desembolso inicial. Permiten hacer inversiones sobre activos a precios atractivos en escenarios alcistas.

Los derivados son instrumentos que siempre van a depender de una variable incierta. El precio del activo. Podemos contratar derivados esperando que el precio del activo suba o baje, pero puede hacer lo contrario a nuestras expectativas. Por ello existen las denominadas coberturas de cartera que permiten al inversor cubrir su riesgo o mitigarlo. Es decir, cubrirse ante volatilidades del mercado no esperadas.

La cobertura de cartera funciona a través de la denominada ratio de cobertura. Es la fórmula que determina la cobertura protegida respecto a la inversión realizada. Esta ratio se establece en base a la sensibilidad que tienen los activos respecto a los movimientos del mercado.

 

Derivados y OTC ¿por que las OTC?

Cuando se perfeccionan muchas transacciones similares sobre un mismo producto, se genera un mercado, una Bolsa, en la que las adquisiciones y las enajenaciones se casan en un entorno regulado, organizado. Ahora bien, dado que el rango posible de transacciones es infinito, hay muchas transacciones que carecen de mercado regulado, organizado. Es entonces cuando se acude a los OTC.

Las OTC atiende a las siglas Over The Counter. Son operaciones realizadas fuera de los mercados organizados. Es decir, son operaciones o productos financieros hechos a medida. Por tanto, son operaciones negociadas de forma bilateral entre un banco y una gran empresa o incluso entre dos bancos.

Por lo general los derivados se crean para que a ellos acudan varios inversores. Es decir, se crean bajo contratos estándar a suscribir por inversores. Al contrario, las OTC son contratos bilaterales que no atienden a regulaciones estándares.

No obstante, tratando de ofrecer un mínimo orden o regulación en estas transacciones que carecen de mercado regulado organizado surgen asociaciones como el ISDA. El ISDA (International Swaps and derivatives Association) ha establecido un contrato marco para la contratación de derivados entre entidades financieras. Las OTC pueden estar suscritas, voluntariamente, bajo estos contratos marco. Sin perjuicio de que cada OTC conlleve la negociación de sus condiciones y definiciones cada vez que se pacte una operación.

 

Le dejamos los siguientes enlaces de interés al tema:

http://www.legaltoday.com/blogs/transversal/blog-ilp-abogados/derivados-futuros-warrants-no-son-tan-complicados

https://www.ilpabogados.com/de-ucits-i-a-la-actualidad/

https://www.ilpabogados.com/lo-que-necesita-saber-de-ucits-v/

 

 

 

  • Linkedin
  • Email
  • print