¿Tienen los artistas derechos afines a los derechos de autor?
Derechos de autor

La LPI se ocupa de los autores pero también de los artistas, intérpretes, ejecutantes. Son los “otros derechos de propiedad intelectual”, también denominados derechos vecinos o afines.

No sólo los artistas, intérpretes y ejecutantes son titulares de estos derechos afines. Entre ellos, encontramos también a productores de fonogramas, grabaciones audiovisuales, entidades de radiodifusión, etc.

En cualquier caso, en esta colaboración nos centraremos en los artistas.

 

Artistas y derechos afines:  Derechos morales

Los artistas, al igual que los autores, son los únicos titulares a los que se les reconoce un derecho moral. Parece lógico por cuanto los productores de fonogramas, grabaciones audiovisuales, editores o generadores de bases de datos no realizan una actividad creativa.

Artista es la persona que representa, canta, lee, recita, interpreta o ejecuta en cualquier forma una obra. Los directores de escena/orquesta serán asimilados.

Se considera intérprete a aquél que dota a la obra de su personalidad. El ejecutante es aquél que acompaña de manera accesoria en la obra. La cuestión es trascendente porque:

Las entidades de gestión regulan la mayor o menor participación de un artista.

La liquidación de derechos económicos depende de tal participación (siendo la adjudicación habitual del 60%-40% entre intérprete y ejecutante).

 

Derechos morales del artista

La Ley no otorga al artista los mismos derechos que al autor, aunque, se tiende a la homogenización en la regulación.

Los derechos morales del artista son:

  • Derecho al reconocimiento del nombre.
  • Derecho a oponerse a toda deformación, mutilación o cualquier otro atentado sobre su actuación.
  • Doblaje en lengua propia. El artista puede negarse al doblaje no consentido.

Fallecido el artista, el ejercicio de sus derechos corresponderá a la persona a la que le hayan sido confiados. Dicha persona puede ser física o jurídica, sin que aplique límite temporal alguno.

 

Artistas y derechos afines: Derechos patrimoniales del artista

Son aquellos que generan o pueden generar un contenido económico, y pueden resumiste en los siguientes:

  • Respecto de las interpretaciones no fijadas en soporte ni almacenadas electrónicamente:
  • Derecho a autorizar la comunicación pública: dar acceso al público sin previa distribución.

A título de ejemplo, la actuación en un local al que se accede abonando o no una entrada.

  • Este derecho no opera cuando la actuación se transmite por radiodifusión.
  • No se reconoce como exclusivo cuando se realiza a partir de una fijación autorizada.
  • Derecho a autorizar la fijación: Es el derecho más relevante. El que otorga control sobre la reproducción, distribución y comunicación pública a partir de un soporte.
  • Respecto de las interpretaciones fijadas o almacenadas electrónicamente:
  • Derechos de carácter exclusivo: reproducción (el contrato discográfico), distribución y puesta a disposición.
  • Derechos de simple remuneración: comunicación pública, copia privada y alquiler, cuya gestión reconocida por Ley es exclusiva de la AISGE y AIE.

 

Contrato de trabajo y arrendamiento de servicios

Cuando la interpretación o ejecución se realiza en cumplimiento de un contrato de trabajo o arrendamiento de servicios corresponden al empresario (productor fonográfico/de grabación audiovisual):

  • Los derechos exclusivos de autorizar la reproducción; y
  • La comunicación pública prevista y que se deduzca de la naturaleza y objeto del contrato.

 

Duración de los derechos de explotación

Los derechos económicos reconocidos a los artistas duran 50 años. Dichos plazo computa desde el 1 de enero del año siguiente al de la interpretación o ejecución. El plazo se amplía a 70 años si la publicación o comunicación pública de la grabación de la interpretación o ejecución se produjera en un fonograma.

 

Cesión de derechos. El contrato de cesión de la obra audiovisual

A continuación detallamos los elementos más relevantes de este tipo de contratos. En particular, las cláusulas más habituales son:

  • El productor será el único facultado para explotar la obra frente a terceros.
  • Cesión de la facultad de ceder a terceros (distribuidores, salas de cine, etc.).
  • Cesión de los derechos de explotación.
  • Duración (a falta de mención, 5 años).
  • Ámbito territorial de la cesión.
  • Remuneración del autor para cada modalidad de explotación cedida.
  • Derecho de información (del productor al autor).
  • Derechos de imagen.
  • Merchandising.
  • Títulos de crédito.
  • Promoción de la obra.
  • Deber de confidencialidad.

 

Otro artículo de interés:

Los trabajadores en el concurso de acreedores (derechos, privilegios y FOGASA)

 

 

 

 

 

  • Linkedin
  • Email

No dudes en contactar con nosotros si necesitas una Segunda Opinión. Actuaremos como Firma de Contraste. Ofrecemos una segunda lectura a tu inquietud. Asesoramiento Preventivo. Consulta nuestras tarifas.

Esta colaboración tiene carácter divulgativo. Si tienes dudas o necesitas más información, dinos de qué se trata y te contestaremos

Consulta nuestras tarifas aquí.

Tarifas/Rates