¿Qué es el Cash Pooling? Pros y Cons de la “Caja Única”

El cash pooling es un sistema por el cual una empresa o grupo de empresas concentra/n o centraliza/n sus saldos para obtener una posición neta global, ya en cuenta corriente ya en consumo de crédito.

De esta manera se consigue un sólo saldo por cada banco con que operamos, lo que facilita al departamento financiero el control de la liquidación de intereses. Cuantos menos bancos operen y cuantas menos cuentas existan mejor.

Existen otras modalidades como el cash pool conceptual (donde no existen los barridos de cuenta, lo que se genera son posiciones netas), el cash pool overnight (conocido como cenicienta o prestamos a un día), o el cash pool condicional (es de los sistemas más complejos, dado que se pasa de un sistema de cash pool radial a un sistema de tela de araña, donde todas las cuentas están conectadas entre sí).

De forma genérica, las ventajas del cash pooling podrían resumirse en:

  • Reducción de costes bancarios.
  • Reducción de las necesidades de financiación por la compensación de las posiciones deudoras y acreedoras evitando la sobrefinanciación.
  • Optimización de los recursos financieros: se evitan saldos dispersos y mayor disponibilidad de fondos.
  • Mayor poder de negociación con el banco.
  • Mayor retribución de la tesorería.
  • Anticipación de los riesgos.
  • Mejora en la gestión de riesgos por el cambio y el tipo de interés.A nivel internacional es más complejo por las distintas divisas y regulaciones bancarias, jurídicas y fiscales. La creación de la Unión Económica y Monetaria y la introducción de los billetes y monedas en euros han sido decisivos para la existencia de un mercado único en la Unión Europea. Tomando como fuente la propia SEPA (Single Euro Payments Area), “desde el año 2002, en todos los países de la eurozona es posible realizar pagos en efectivo en la misma moneda con la comodidad y sencillez con la que se efectuaban anteriormente los pagos en las respectivas monedas nacionales. No obstante, en el ámbito de los pagos que no se hacen en efectivo, permanece una situación de fragmentación que, en última instancia, dificulta la culminación de ese objetivo.”Por esa razón, para evitar esa fragmentación de los pagos electrónicos, nació la Zona Única de Pagos en Euros, conocida bajo el acrónimo SEPA.Tal y como establece SEPA “las operaciones en euros realizadas entre los países participantes quedarán sujetas a un conjunto de reglas y condiciones homogéneas, por lo que serán procesadas con la misma facilidad, rapidez, seguridad y eficiencia con que lo son actualmente dentro cada uno de los mercados nacionales.”

    A la hora de diseñar el cash pooling el departamento financiero tendrá que tener en cuentas aspectos tales como la normativa legal y fiscal aplicables en el país de origen y de destino de los fondos (revisión de la normativa exigida por el Banco de España, retenciones, dobles imposiciones internacionales, el tratamiento de los intereses de los préstamos entre compañías, etc.). En ese diseño también influyen cuestiones no menos importantes como son, entre otras, la elección del personal que dirija esta gestión, la limitación de sus poderes, el número de bancos y cuentas y las comunicaciones bancarias.

    La competencia para organizar un sistema de cash pooling corresponde a los administradores de las sociedades participantes.

    Los Riesgos Legales del Cash Pooling

    Los problemas legales del cash pooling los encontramos en el Derecho de Sociedades y en el Derecho Concursal. En el ámbito societario, el cash pooling extraña ciertos riesgos de expropiación a los socios minoritarios de las filiales por parte de la sociedad dominante del grupo. Dependiendo de las condiciones del cash pooling, una sociedad filial puede verse afectada negativamente por el grupo, bien porque se eleve el riesgo de su actividad al tener comprometida con el grupo buena parte de su flujo de caja, bien porque las condiciones en las que presta su tesorería a otras sociedades del grupo no sean equilibradas. A este respecto cabe mencionar la Sentencia 2/2014 de la Audiencia Provincial de Barcelona, de fecha 20 de enero, sobre el derecho de información de los socios sobre la gestión centralizada de la tesorería.

    Por otro lado, los acreedores de las sociedades filiales pueden también verse afectados por razones similares al ver aumentado el nivel de riesgo de sus créditos o tener dificultades para cobrarlos si el sistema de cash pooling vacía de liquidez a la filial deudora. Frente a estas actuaciones los socios minoritarios y acreedores de las filiales podrán impugnar ciertos acuerdos (aprobación de las cuentas anuales, ejercicio del derecho de información respecto del contrato de cash pooling o la impugnación de la propia celebración del contrato por parte de los administradores);

    Asimismo, la práctica del cash pooling puede entrañar la responsabilidad de los administradores de una filial por los daños que se deriven para ésta por haber celebrado o ejecutado el contrato de cash pooling. En estos casos también cabría la aplicación de la doctrina del levantamiento del velo – confusión de patrimonios – y demás doctrinas y normas sobre fraude de acreedores, si el contrato no se ha celebrado y, sobre todo, no se ha ejecutado correctamente manteniendo la contabilidad correspondiente y asegurando que no se pone en riesgo la solvencia de las sociedades filiales que, por su negocio o situación económica, mantienen posiciones acreedoras frente a otras sociedades del grupo.

    Tomando como ejemplo la Sentencia 00169/2014 del Juzgado de lo Mercantil no 12 de Madrid sobre Incidente concursal dimanante de la Sección de Calificación núm. 734/2010, siendo demandante la Administración Concursal de VIAJES CRISOL, S.A.U. y el Ministerio Fiscal, en este caso concreto, “no se debatía que el denominado GRUPO MARSANS contaba con un sistema de tesorería centralizada (cash poolling), que no se empleó en dotar de los recursos necesarios a las empresas que componen el GRUPO MARSANS, sino que se destinó a empresas no integrantes del mismo.

    (…) una característica especial de todas las empresas del GRUPO MARSANS era que la administración se llevaba desde VIAJES MARSANS SA., como también ponderando que la gestión de pagos a proveedores y cobros a clientes se coordinaba desde la matriz del grupo, VIAJES MARSANS SA., y los saldos deudores y acreedores resultantes de estas operaciones se soportaban a través de cuentas corrientes intragrupo en las cuales se centralizaban los fondos de Tesorería (Cash Pooling), resulta deducible la voluntaria omisión de la precisa provisión, y la alteración consciente de la imagen que conferían a terceros las cuentas anuales de VIAJES CRISOL S.A.U.”

    En línea con las insolvencias punibles, la Sentencia No 42/2014 de 2 de abril de 2014 del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción No 1 de Cáceres, declara la ineficacia, por efecto

    propio de la rescisión, de las compensaciones efectuadas en los negocios rescindido (utilizando el cash pooling):

    “(…) Por tanto, meses antes de la solicitud de preconcurso y meses antes del concurso (que fue declarado a principios del año 2013) mediante este acuerdo de reparto de dividendos se produce lo siguiente: se crea una nueva obligación (aumento del pasivo) que antes no existía, a pesar de la situación de insolvencia y se compensa con créditos (activos) existentes, con socios, es decir, con personas especialmente vinculadas con la concursada; créditos líquidos, vencidos y exigibles. Uno de los extremos que se considera probado es el referido por el auxiliar delegado en el acto de la vista, y que ni siquiera ha sido cuestionado: que Canalejas Lojoga (a la que calificó de cabecera del grupo de sociedades de los hermanos Octavio Jacobo) era en aquéllos momentos “hipersolvente”, es decir, gozaba de capacidad suficiente como para abonar en metálico las deudas que tuviese pendientes con la concursada, deudas que superaban el millón de euros antes del cash pooling, como la contabilidad ha puesto de manifiesto y que nadie ha discutido.

    El principal motivo de discusión sobre las cuentas de la sociedad, fue la fecha exacta en que se realizaron los apuntes contables de cash pooling discutidos. Este debate resulta baladí, sin perjuicio de que pudiera tener otra relevancia en otras secciones del concurso, pero aquí no, porque el debate se centra en el carácter rescindible, por perjuicio, de dichos apuntes, o si puede introducirse su anulación en este incidente; pero, no es pertinente objeto de debate si existe una simulación de sus fechas. Incluso aunque las fechas de dichos apuntes sean correctas, sería posible, en abstracto, examinar su ineficacia si generan perjuicios a la masa.

    Se ha sostenido en anteriores incidentes que la doctrina y la jurisprudencia (especialmente emanada de la Audiencia Provincial de Barcelona y del Tribunal Supremo, este último en sentencia de 8 de noviembre de 2012 ) exigen que el perjuicio ocasionado sea injustificado, porque no toda merma de los activos de la sociedad puede ser considerada perjuicio, a los efectos de la reintegración, como demuestra, por ejemplo, el párrafo 1o del apartado 5 del art. 71, actos ordinarios de la actividad empresarial o profesional; o como demuestra el hecho de que la ley en algunos casos presume iuris tantum el perjuicio, es decir, por ejemplo, que los actos dispositivos a título oneroso sobre obligación preexistente no tienen por qué ser perjudiciales para la masa.

    Pero, en este caso reparto de dividendos y compensación van de la mano y no se pueden entender el uno sin la otra (de hecho en el propio acuerdo impugnado ya se pacta compensar el reparto de dividendos con créditos). No se trata de compensación de créditos ya existentes, sino creación de un crédito para compensarlo posteriormente. De esta forma los activos con que contaba la concursada frente a los socios, que eran créditos exigibles y líquidos contenidos en la contabilidad, se han extinguido, con reparto de dividendos que por sí solos -al acordarse en situación de insolvencia- perjudican a la masa, son rescindibles. Por ello, se entiende que este negocio jurídico se colocó en medio del sistema de cash pooling, para que dichas personas vinculadas no tuviesen que hacer frente a esos créditos, con difíciles posibilidades de lograr la satisfacción de los suyos propios;

    Son circunstancias que permite concluir el perjuicio a la masa: la existencia de insolvencia, la celebración de una compraventa de participaciones sociales con precio manifiestamente irreal, y que el precio estipulado lo es con el fin de realizar el cash pooling; este es realizado para que antes del concurso las sociedades más o menos vinculadas con la concursada no resulten deudoras y acreedores con peor situación en cuanto al cobro de sus créditos, respecto de otras sociedades. Por tanto, este negocio debe ser rescindido.”

  • Linkedin
  • Email
  • print