Cómo ser Chris Sacca: el multimillonario, el tiburón, el vaquero.

En 2001, apenas unos días antes del 11 de septiembre, Chris Sacca fue despedido de su trabajo en la firma de Venture Capital Fenwick & West. Fue un momento delicado en su vida, que sirvió como punto de inflexión en su carrera dentro del mundo de los negocios. Pese a ello, no se detuvo, y continuó dedicándose a la materia, llegando a convertirse en el Jefe de Iniciativas Especiales (Head of Special Initiatives) en Google, y fundando más tarde su propia firma de Venture Capital, Lowercase Capital.

En su propia compañía, Sacca hizo fortuna a través de una serie de inversiones brillantes. Las realizó esencialmente a través de seed capital, en empresas que por entonces eran consideradas “early stage” como Twitter, Uber, Instagram y Kickstarter, que le proporcionaron extraordinarios beneficios y le ayudaron a aumentar su patrimonio neto a más de 1.2 mil millones de dólares. A pesar del éxito cosechado, Sacca nunca desapareció del centro de atención, y Lowercase Capital continuó invirtiendo en una gran variedad de empresas en diversas etapas de desarrollo. Además, el joven inversor se convirtió en un invitado recurrente en el popular programa de televisión Shark Tank (Negociando entre tiburones), es donante frecuente en causas filantrópicas, y ha sido un defensor activo de causas sociales como la igualdad de género y la igualdad de oportunidades laborales.

Su amplia trayectoria en los negocios ha permitido a Sacca establecer una fórmula general a efectos de valorar una inversión: Idea + Buscavidas = Éxito. De ello consigue extraer no sólo la calidad del objeto del proyecto, sino también la ambición del Fundador (lo que él denomina “buscavidas”), echando una mirada al pasado, a lo que el proyecto fue, para centrarse en los objetivos y criterios a largo plazo. Es esta perspectiva la que marca la siguiente “check-list” que generó para adoptar decisiones de inversión:

 

1.¿Es esta compañía ya “impresionante”?

Mientras muchos VC’s se apresuran a invertir en empresas en etapas tempranas, esta táctica presenta un riesgo excesivo para Sacca. Para él, una empresa debe mostrar alguna prueba de que su producto o concepto es viable, ya sea con una base de usuarios satisfechos, un producto sólido o un equipo con una trayectoria probada. Es decir, sólo invierte en empresas que piensa que “ya son impresionantes”, a diferencia de los que invierten pensando en que llegará a ser impresionante.

 

2.¿En qué medida puedo influir en la evolución de esta empresa?

Si bien es cierto que Chris Sacca se involucra en las decisiones de sus empresas como cualquier otro VC, él prefiere no gestionar personalmente el día a día (lo que se conoce como “micromanagement”), y en su lugar, actuar como un tutor o un consejero. Sacca siempre busca entender de manera específica el sector en el que ha invertido, de manera que pueda aportar valor aconsejando al equipo, más que controlarlo. Así, mientras es habitual que exprese sus inquietudes, como hizo con Twitter y Uber, nunca va más allá de formular meras sugerencias al equipo. Lo mismo sucede con sus inversiones fuera del sector tecnológico, como Blue Bottle Coffee Company, en la que se tomó su tiempo para estudiar este nuevo sector con carácter previo a la inversión.

 

3.¿Son las personas idóneas?

Es una pregunta que, a pesar de que se la hagan todos los VC’s en mayor o menor medida, tiene especial incidencia para Sacca. A diferencia de los inversores enfocados en el beneficio, en los que una vez obtenido el dinero, salen de la Compañía, Sacca tiende a permanecer en las Compañías durante largos períodos de tiempo. Por ello se asegura en primer lugar de que los equipos de las empresas en las que participa le agraden. De lo contrario, no considera que valga la pena perder su tiempo.

 

4.¿Es escalable la Compañía?

Este es un componente crítico en las decisiones de inversión de Sacca. Un producto debe demostrar viabilidad en su expansión y debe beneficiarse de las economías de escala. Fue el factor principal en su decisión de invertir en Twitter (que él vio como operable a escala fácilmente), y también lo fue para no invertir en Airbnb (dado que consideró potencialmente problemática su operabilidad a escala).

 

5.¿Estará orgulloso de la inversión?

Chris Sacca valora cuán respetable es una empresa. Su idea es, tal y como ha afirmado en numerosas entrevistas, estar orgulloso de decirle a sus hijas que él fue parte de una determinada compañía. En consecuencia, evita las empresas sombrías que tienen modelos de negocio cuestionables, ya que no sólo podrían perjudicar la inversión, sino su propio perfil. Tales preocupaciones han alimentado su frustración continua con Uber mientras la empresa lucha para mantener una imagen pública positiva. Para él, no vale la pena perder la reputación, por ganar dinero.

 

6.¿Cree el fundador en la empresa?

Aunque Sacca valora considerablemente el talento del equipo, también busca su confianza en la empresa. Los fundadores no deben tener que convencerse en la presentación de su proyecto de que su idea es exitosa, deben creerlo desde el principio. Después de todo, el espíritu empresarial es un acto de fe. Si un equipo realmente cree que su idea está predestinada para tener éxito, eso le da a Sacca la confianza de que su inversión también lo tendrá.

  • Linkedin
  • Email
  • print