Menú

Todas

refinanciación

Reestructuración y refinanciación de deuda, diferencias y conceptos

Todo director financiero de una compañía debe asegurar dos aspectos fundamentales:

la existencia de liquidez necesaria para pagar y
la recaudación de efectivo para garantizar la solvencia de la empresa.

Por lo tanto, el CFO analizará periódicamente la composición de los recursos financieros a corto y largo plazo.

La imposibilidad de cumplir las obligaciones de pago de un préstamo generará graves tensiones financieras y de imagen. Antes de que el problema empeore hasta el punto poner en riesgo en negocio, conviene iniciar negociaciones con el banco. Analizar opciones.

Generalmente hay dos alternativas disponibles:

  • refinanciación o
  • reestructuración.

Contacto No te quedes con la duda, contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte y ofrecerte soluciones.

Refinanciación

La refinanciación tiene por objeto reemplazar un préstamo existente por un préstamo nuevo. Se refinancia para obtener términos más favorables (tipos interés inferiores o fondos adicionales). Las compañías con buenos resultados y suficiente flujo de caja también refinancian su deuda, si así reducen el coste financiero.

El primer paso consiste en proporcionarle al prestamista información financiera, a fin de que compare deuda e ingresos. Esto es, de que analice la capacidad del deudor para responder frente a sus obligaciones. Se evaluará la seguridad de las garantías ofrecidas. La garantía más común es la inmobiliaria, pero los prestamistas también aceptan efectivo, automóviles, valores negociables, etc.

La refinanciación tiene sus ventajas. La refinanciación directa sin dinero nuevo, proporcionará tasas de interés y pagos más bajos. Si la refinanciación implica dinero nuevo, no necesariamente se obtendrán pagos menores, pero incrementará la liquidez para la cobertura de necesidades.

Reestructuración

Normalmente la reestructuración suele ir asociada a situaciones de tension de tesorería a corto plazo. Las causas pueden ser coyunturales o derivar de la falta de obtención de financiación del circulante.

La reestructuración implica cambiar los términos de los préstamos existentes.  Se acude a esta solución cuando la situación financiera impide cumplir con los términos de la financiación vigente. La finalidad es acordar nuevos calendarios de amortización y condiciones más acordes con la situación existente para evitar la insolvencia. Se trata de pasar las obligaciones de corto a largo plazo, por ejemplo.

Beneficia tanto a bancos como a prestatarios. La reestructuración de préstamos morosos puede reducir la carga del deudor y retrasar procesos de ejecución.

Durante el período de ejecución, los bancos a menudo sufren pérdidas debido a honorarios legales. La reestructuración en ocasiones es más ventajosa para estas entidades que afrontar un proceso de ejecución.

Se modificarán, por lo general, las condiciones financieras del endeudamiento corporativo de la compañía (y, en su caso, del grupo). Los bancos exigirán el otorgamiento de nuevas garantías o el refuerzo de las garantías existentes. Lo más seguro es que incluso se amplíe su extensión a otros instrumentos de deuda que no estaban garantizados.

Aunque parece obvio, las compañías revisan sus condiciones ante la previsión de dificultades a corto o largo plazo.

Lo habitual viene siendo que la empresa se siente a negociar con sus principales acreedores o los más relevantes.

El objetivo es:

  • analizar conjuntamente la viabilidad de distintas estructuras para encarar la falta de tesorería;
  • visualizar el calendario de pagos;
  • examinar el plan de negocio y las necesidades reales a corto y medio plazo; e
  • identificar los activos libres susceptibles de ser ofrecidos en garantía.

Si hubiera una especial urgencia de fondos, es conveniente designar entidades que actúen como coordinadoras de la negociación. Es el conocido como Steering Committee.

Quien actúe como coordinador se pondrá en contacto con el resto de entidades acreedoras, previo mandato. Creado ese vínculo, se les remitirá la información financiera precisa.

Los Term Sheet

Antes de la formalización del contrato de reestructuración o refinanciación las partes definen mínimamente los términos de la misma. El esquema de las condiciones aplicables. Este documento (Term Sheet) normalmente no tiene carácter vinculante.

Suele ir aparejado de un proceso de due diligence:

  • Del plan de negocio,
  • Cumplimiento de ratios,
  • Características de la deuda,
  • Activos,
  • Cargas que pesan sobre los activos, etc.

Otros términos típicos utilizados en estas operaciones

Cláusula de Standstill

El proceso de refinanciación lleva su tiempo. No es extraño que el proceso se inicie ante un inminente impago.

En tal situación las entidades suelen acordar una espera en esos pagos o acciones contractuales por incumplimiento (denominado standstill period). Esas facilidades quedan condicionadas a la consecución de la refinanciación.

Facilita y evita que el incumplimiento de las obligaciones de pago acelere el ejercicio de acciones legales o el concurso.

Esa dilación permitirá la formalización de la refinanciación. A cambio, el deudor asumirá ciertos compromisos frente a los acreedores afectados. Esto es, el no perjudicar el proceso de refinanciación en marcha ni alterar la situación de sus créditos.

Las partes suscribirán un contrato de espera, en el que se regularán:

  • Duración,
  • Condiciones de su vigencia y
  • Supuestos extraordinarios que permitirían a los acreedores afectados reclamar el pago de las obligaciones sujetas a esa espera.

Covenants y waivers

Un Covenant es un elemento esencial de un contrato de préstamo; de cualquier préstamo. Pero este es de los más relevantes y peligrosos para los prestatarios.

El Waiver, podría decirse, es el inhibidor del Covenant. Para tener mayor conocimiento, puede leer la siguiente colaboración “Covenant y Waivers ¿Qué son?”

Cartas de patrocinio o comfort letters

Las empresas que necesitan financiación ofrecen a los acreedores las máximas garantías para asegurar su crédito. En caso de un grupo empresarial, es común que la matriz apoye financieramente a la filial que solicita el préstamo. Lo hacen a través de cartas de patrocinio (las “comfort letters”) y suelen ser una condición para acceder al crédito.

El marco de las comfort letters se ha ido configurando jurisprudencialmente. Se distinguen entre débiles (meras recomendaciones) o fuertes (generan obligaciones de pago).

El Tribunal Supremo ha fijado qué requisitos deben tener esas cartas:

  • Nexo obligacional claro,
  • Que las partes tengan facultades suficientes para obligarse,
  • Que existan expresiones determinantes para concluir la operación,
  • Se apliquen en el ámbito de la relación matriz/filial.

Lo importante es que exista interés del patrocinador en la operación por ser beneficiario. Se extiende a cualquier marco relacional que justifique la validez del interés propio.

Préstamos sindicados

Un préstamo sindicado se diferencia de un préstamo normal en que el importe del mismo se divide entre varios prestamistas.

Al existir una pluralidad de prestamistas, en los préstamos sindicados se regulan (entre otros):

  • Las relaciones entre esos prestamistas,
  • La figura del interlocutor o agente (funciones que desempeña y facultades que se le atribuyen).
Publicaciones relacionadas